Karsten Erstad es un biólogo noruego. Pero a pesar de su experiencia en el mundo animal, no pudo crehttp://www.eluniversal.com/rss/avances.xmler lo que veía cuando, mientras esquiaba, un día se encontró con miles de lombrices.

 

Al principio pensó que los gusanos habían salido de la tierra. Pero había 50 cm de nieve en la superficie y, si hubiera sido así, ciertamente los gusanos se habrían congelado.

Lo más probable, pensó, era que habían caido del cielo.

Karsten registró hasta 20 lombrices por metro cuadrado, tal como le dijo al periódico local The Local: “Vi miles de lombrices en la superficie de la nieve”.

“Cuando las encontré sobre la nieve parecían estar muertas, pero cuando las coloqué en mi mano me di cuenta de que estaban vivas”.